viernes, 27 de diciembre de 2013

El ángel más tonto del mundo


Tengo que confesar que cuando comencé a leer este libro por primera vez, hará unos tres o cuatro años, leí las primeras páginas y no pude seguir, "no le pillé el punto". Sin embargo, movida por la temática navideña, decidí darle otra oportunidad hace un par de días y, como veis, no he parado hasta terminarlo. Esta vez si que ha logrado meterme en la historia y divertirme como esperaba.

Y eso que navideño no es su mejor adjetivo, porque comienza con el asesinato de Santa Claus, algo que el pobre Joshua, como le ocurriría a cualquier niño, no puede asimilar. Ni él, ni el grueso de la población de Pine Cove, unos personajes de lo más pintorescos: un policía que parece una mantis religiosa, una guerrera psicótica de Allende la Frontera, un piloto que vive con un murciélago de la fruta, el espíritu de un antiguo locutor de radio... y todos ellos se juntan y esfuerzan por conseguir la mejor Navidad de todas. Tratará de ayudarles Raziel, pero quedáis avisados que, aunque es un ángel con una importante misión, es el más tonto del mundo...



domingo, 22 de diciembre de 2013

La vida cuando era nuestra


Lola y Matías regentan una pequeña librería de viejo. Un pequeño local, en los años 50, donde compran, venden y cambian libros y novelitas. Sin embargo, Lola no está pasando por su mejor momento. Antes de la guerra su vida era feliz, trabajaba en una editorial, su marido se desvivía por ella, llevaban un buen nivel de vida, ... Pero todo eso cambió. Ahora tiene la sensación de que su vida ya no es suya, y que solo se mueve arrastrada por el paso del tiempo. Cogieron preso a Matías, perdieron sus trabajos, su piso, y se se ven obligados a subsistir cambiando novelas y vendiendo gomas de borrar. 

Sin embargo, sus ilusiones dan un vuelco cuando un buen día Matías decide exponer en el escaparate un libro que le ha encantado: "La niña de los cabellos de lino". Una cliente extranjera lo ve y se interesa por él, y tarde a tarde Lola y ella comienzan a leerlo juntas y a desgranar la vida de la pequeña Rose, una huérfana que no termina de encontrar su sitio y a la que acaban por coger un extraño cariño. Rose no solo empezará a cambiar la mentalidad de Lola si no que, sin darse cuenta, va a cambiar su vida por completo. 




miércoles, 30 de octubre de 2013

El tiempo mientras tanto


Nos encontramos ante un finalista Premio Planeta (2010). 

Es una novela dura que, a pesar de todo, no te deja vacío ni con mal sabor de boca, sino que transmite energía y positivismo. 

María José siempre ha soñado con una vida ideal, con un novio, que debía ser su vecino Joaquín, ideal, con un matrimonio ideal, un trabajo estupendo... Pero la vida casi nunca resulta como esperamos, y todo lo que María José buscaba no eran más que idealizaciones que trataba de proyectar pero nunca existieron. Sin embargo, no le da tiempo a cambiar de pensamiento, porque la novela comienza con ella ingresada en un hospital, en estado de coma, tras haber sufrido un accidente de coche. 
Como una muñeca rusa que se abre y muestra otras muñequitas en su interior, vamos descubriendo la vida de todos los personajes que influyen o giran alrededor de la vida de María José. 
Conoceremos la vida de su madre, a la que se parece más de lo que le gustaría, de su padre, que no ha disfrutado en muchos años, de su amiga Marga, de Cleopatra, que le acompaña por las noches para que no duerma sola, de Goumba, que está ingresado en la habitación de la lado... 

Una interesante novela para reflexionar sobre la vida, nuestras expectativas, la felicidad y el momento. 



Yo, mi, me...contigo


Nos encontramos ante otra de las novelas de uno de los autores de moda, David Safier. Y, por si alguien no la ha leído, me gustaría añadir que, de todas las que he leído de este escritor, es sin duda la que más me ha gustado, enganchado y divertido. 

En esta ocasión el personaje protagonista es Rosa, una mujer que se considera a sí misma "un cliché". Tiene la impresión de ser el personaje secundario de una comedia romántica de Hollywood, y siente que pese a todo lo que puede aportar, nunca será la protagonista de su propia vida. Enamorada de un hombre que está a punto de casarse con otra, con un trabajo que no le llena y sin ser capaz de poner orden en su día a día, se ve envuelta en el truco de un ilusionista, que le asegura de que es capaz de hacerle una regresión con la que volver a dar sentido a su existencia. Le transportará a una de sus vidas anteriores,y cuando vuelva será feliz de forma completa. Eso sí, no podrá volver hasta que no descubra lo que es el amor verdadero. 
La aventura y las risas comienzan cuando, al reencarnarse, se encuentra dentro del cuerpo de un hombre. Y no uno cualquiera. ¡Está dentro de Shakespeare! Y además están a punto de matarle cuando despierta en medio del antiguo teatro. 
A partir de ahí vivimos un episodio tras otro a cual más desternillante, a medida que Rosa y William se van conociendo y Rosa va avanzando en su misión. 

Sin duda, muy recomendable. Espero que lo disfrutéis. 


domingo, 6 de octubre de 2013

El misterio de la guía de ferrocarriles


Aunque parezca mentira, nunca había leído un libro de Agatha Christie, y llevo un tiempo detrás de ellos. 
La verdad es que no puede decirse que este lo haya leído tampoco; ¡lo he devorado! Y es que está escrito de forma tan amena, con tanto detalle, que tratas de absorber cada detalle para lograr descubrir el misterio, con tantos personajes, todos con tantos motivos para cometer el crimen, que no podía dejar de pasar hojas hasta que supe el final. 

El libro comienza con una carta que recibe el detective Hercule Poirot, en la que un supuesto asesino le avisa del crimen que piensa cometer dentro de unos días. El delito, lamentablemente, se produce, y descubren que, junto al cadáver, el asesino ha dejado como pista una guía A.B.C. con los horarios de los ferrocarriles. El asunto se complica cuando, días después, recibe una segunda misiva... 

Eso sí, al igual que en las películas que sí he visto de Poirot, es casi imposible acertar la conclusión de quién es el asesino de la novela, pues al final empiezan a concurrir una serie de deducciones del famoso detective imposibles de adivinar para el lector. 

A pesar de ello, me ha gustado mucho y continuaré con la saga. 
El próximo, de Miss Marple. 






miércoles, 2 de octubre de 2013

La Historia Interminable


Como muchos de vosotros sabréis, La Historia Interminable relata las aventuras del joven Bastián, un niño bajito, regordete y flojo, víctima de sus compañeros de clase que no cuenta con el apoyo de su padre, que está muy centrado en su trabajo. Bastián es un niño débil y triste, y no es feliz. 

Huyendo precisamente de esos compañeros que se ríen de él entra de sopetón en una vieja librería, llena hasta el techo de libros de todos los tamaños y colores. Allí se encuentra con un librero al que parece que no le gustan los niños. Sin embargo, ve algo en Bastián que le llama la atención, y comienzan a charlar. Pero en un descuido Bastián le coge uno de los libros, y sale corriendo. En ese momento decide que su vida tiene que cambiar; su padre no puede enterarse que acaba de robar, llega tarde a clase y además no quiere entrar... Decide encerrarse en el desván del colegio para no salir nunca, y se pone a leer el libro. Así comienza la lectura de La Historia Interminable. 

A través de esa lectura conoceremos el mundo de Fantasía, los problemas de la Emperatriz Infantil, las hazañas de Atreyu ayudado por su inseparable Fúyur... y conoceremos la nueva vida de Bastián, que podrá por fin convertirse en quien siempre ha querido ser. ¿O no?
De forma muy original, a través de dos colores de tinta diferente, vamos alternando la lectura de La Historia y la propia vivencia de Bastián. 

A pesar de ser un libro muy conocido, y del que andaba detrás mucho tiempo, debo decir que sí, me ha gustado, pero no tanto como esperaba. De hecho, en algún momento se me ha hecho algo pesado. Aunque, quién sabe, quizá al ser un libro más juvenil se me ha pasado la época de vivirlo como debe ser... :-)



domingo, 15 de septiembre de 2013

UN CUENTO DE PARÍS


Por enésima vez esa mañana, se untó las manos en aceite. Los numerosos cortes que le iban dejando los cristales se hacían cada vez más profundos y dolorosos, pero por nada del mundo pensaba dejar de trabajar en aquella capilla.
Era solo un niño cuando ya se quedaba mirando y ayudando a su padre a elaborar las ventanas y vasijas de sus vecinos. Le parecía magia, casi un hechizo, como su padre, con sus gruesas manos podía moldear un material tan delicado. Siempre soñó con perfeccionar aquellos trabajos, desarrollar ese oficio mágico, pero ni en sus mejores fantasías había imaginado poder trabajar en esto: la más espectacular vidriera que se hubiera visto, miles de pequeñas siluetas conformando la más bella fachada: era un obrero de la santa Capilla de París.
El sol marcaba la ansiada hora del almuerzo, y sus compañeros ya se iban alejando en grupo hacia la cantina de Madelaine. Ella como nadie preparaba el estofado, y lo acompañaba con un buen vino.  Jean, sin embargo, no acostumbraba a acompañarles. Sus cinco hijos y la enfermedad de Adele, que le imposibilitaba trabajar, hacían que tuviera que conformarse con un almuerzo algo más humilde que ésta le preparaba.  Pero esto no era un problema para Jean. Le encantaba almorzar a la orilla del río, con la brisa en el rostro, y además le permitía acabar antes para poder volver a la capilla y trabajar un rato a solas. Para él era el mejor momento del día: acariciaba los cristales recién pintados, ideaba nuevas figuras, hablaba con su vidriera como si fuera un hijo más, y disfrutaba desde las alturas de la vista más privilegiada de París: sus campos, el río, las azoteas de las casas, el infinito, …
Precisamente, en uno de estos momentos de soledad fue cuando su vida cambió para siempre. Desde allí, desde lo alto, vio como cerca de la capilla se detenía un carruaje y se apeaba de él la más bella mujer que jamás había contemplado.  Por supuesto, también estaba Adele, su mujer, a la que adoraba, pero en nada se parecía a esa figura elegante, femenina, delicada pero firme, que estaba contemplando.  No pudo adivinar hacia donde se dirigía. La hora del descanso se había terminado y todos regresaban al taller. Solían remolonear a la vuelta, pero en esta ocasión Pierre les apremiaba a entrar rápidamente y ponerse manos a la obra. Parecía nervioso, nunca le habían visto así. Daba órdenes, susurrando, como si no quisiera que alguien se enterase, y colocaba a cada uno en su tarea sin demora. De repente, la puerta se abrió y dos guardias reales entraron en la estancia. Pierre acudió a su encuentro y se disponía a saludarles cuando de repente se inclinó e hizo una reverencia que les dejó a todos atónitos. Al volver la vista a la puerta, vieron entrar a una elegante mujer, con capa y pieles, a la cual Jean reconoció de inmediato: era la dama que había visto apearse del carro.
-“Su Alteza Real, la Reina” – dijeron al unísono ambos guardias reales.
¡La Reina! ¡No puede ser! Jean estaba nervioso, excitado, no daba crédito a lo que oía y veía. Esa mujer que le había cautivado con solo verla un instante era la Reina Margarita.
Todos se inclinaron de inmediato, y ella fue avanzando poco a poco hacia el interior del taller, observando cada pieza, las vidrieras ya montadas, las mezclas de colores… Se detuvo frente a una imagen en particular: Cristo en la cruz, con la corona de espinas en su cabeza. El Rey había realizado muchos esfuerzos para conseguirla, traerla a Francia y hacer esta capilla en su honor,  por lo que ella se sentiría igualmente emocionada al verla.
-“Maestro, ¿quién ha realizado esta imagen?” – preguntó la Reina, sorprendiendo a todos los presentes.
-“Ha sido Jean, Majestad, uno de los artesanos más expertos de la obra.”
-“Sus manos son prodigiosas, maestro. Es la imagen más bonita que he visto jamás. Felicítele de mi parte”.
Sin esperar respuesta, giró sobre sus pasos y se dirigió a la salida seguida por su guardia.
Desde aquel día, Jean no pudo volver a ser el mismo.  Cada mañana, llegaba el primero a la construcción para subir a la azotea y ver a lo lejos a la Reina pasear con sus damas por el jardín. Tras el almuerzo, corría por si era un día afortunado y podía verla bordeando el río.
Han pasado casi treinta años desde aquel momento, pero todos estos recuerdos acaban de acudir a la mente de Jean como si hubieran ocurrido ayer mismo. Tras acabar la Santa Capilla, viajó con su familia y estuvo trabajando en varias catedrales e iglesias, alcanzado incluso tierras de Hispania. Hoy, después de tanto tiempo, vuelve de nuevo a París, y no ha podido pasar sin acercarse a su vidriera. La Santa Capilla solo es utilizada por la familia Real y sus sirvientes, pero éstos aún recuerdan al vidriero, y le permiten pasar un momento, para disfrutar de nuevo de la belleza del lugar. Las vidrieras, la luz del sol entrando por cada rincón en sólidos rayos, la reliquia de Cristo, por fin en el lugar que le corresponde en el altar. Todo es aún más maravilloso de cómo lo recordaba. Ya que le han permitido entrar, que solo está en París de paso, y no cree que vaya a volver, pues ya se encuentra viejo y cansado, se atreve a subir despacio al piso superior, solo dedicado a la realeza. Allí, arrodillada frente al altar, como una aparición, se encuentra rezando la Reina. Jean la observa maravillado. Han pasado muchos años, su rostro está más cansado y el pelo claro, pero sigue transmitiendo la misma fuerza y femineidad. En un primer momento se arma de valor y da un paso hacia ella, decidido a reverenciarse, saludarle, y recordarle que es el autor de aquella imagen que tanto le gustó. Sin embargo, frena y recula. Han pasado treinta años, la vida ha seguido su curso, y ella sigue siendo platónica para él. Quizá sea mejor dejar las cosas así, y seguir viviendo con el recuerdo y la fantasía de lo que fue o pudo haber sido ese reencuentro.
Empieza a anochecer, deja de entrar luz en la capilla y es hora de marcharse. Su hijo mayor, Luis, el seguidor de sus pasos y aprendiz de su oficio le espera en la puerta para acompañarle. Se acabó el seguir recordando. Es hora de superar el pasado y vivir el futuro. Es hora de volver a casa.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Story Cubes II


Rodolfo y Anita eran dos hermanos la mar de traviesos. Sus padres y maestros estaban desesperados porque, en el momento menos esperado, se encontraban a los niños trepando al árbol más alto del parque, recogiendo hormigas para organizar una carrera en el patio o haciendo avioncitos de papel ¡con el cuaderno de los deberes! Y es que Rodolfo y Anita ¡no se aburrían nunca! Siempre estaban buscando aventuras y nuevos juegos con los que entretenerse.
Y este fin de semana estaban más felices que nunca. Sus padres les llevaban de acampada, y podrían dormir en una tienda de campaña como auténticos indios y contar historias de miedo alrededor de una hoguera. Van a ser los mejores días de su vida.
Cuando llegan a Villa Arce descubren un paisaje sin edificios, coches ni tiendas. Todo lo que hay hasta donde les llega la vista son árboles. ¡Parecen infinitos!
En cuanto ven un pequeño  claro la familia se dispone a montar el campamento.
-  Vamos, Rodolfo, tú y yo montaremos la tienda – le dice rápidamente su hermana.
Vale, y después buscaremos peces en ese charco – responde.
Ja ja, no, hijo, ahí no vas a encontrar peces. Cuando esté todo listo bajaremos ese camino y os enseñaremos el río, ¿de acuerdo?
¡Sí! – gritan los dos hermanos.
Después de nadar, subir a los árboles, montar su primera tienda y montar en bici, toca el turno de echar a suertes quién va a buscar leña para la hoguera.
Así estaremos más calentitos y seguro que no se acerca ningún animal.
Ha salido la luna y la noche está bien entrada, pero no hay quien duerma a Rodolfo y Anita.
-  Tenemos que bailar alrededor del fuego, mamá, lo hemos visto en las películas… - suplican. 
Y así se pasan un rato, saltando y riendo llamando a los espíritus del sueño.
De repente, se escucha un fuerte trueno que anuncia una tormenta que no tarda en llegar. Un fuerte aguacero comienza a caer y les obliga a entrar corriendo en la tienda. 
- Vaya, hemos hecho magia. Hemos descubierto el baile para llamar al dios del trueno – ríen los cuatro.
- Pues me parece que la lluvia no va a parar de momento… aprovecharemos para dormir y madrugar mañana – dice el padre.
- No… aún no hemos contado historias – lloriquea Rodolfo.
- Está bien – concede su madre. – Desde aquí dentro daremos la vuelta al mundo inventando historias. ¿Quién empieza?
  
 
 
 
  

lunes, 9 de septiembre de 2013

Story Cubes I



Qué difícil deshacer la vida en un instante. 
Qué complicado desatar tantos nudos con manos que padecen el temblor de las prisas. 
Imposible romper los muros que tanto costó levantar. 
Pero tiene que hacerlo. Ha llegado la hora. Lleva años sintiéndose prisionero en su propia vida. Un arlequín en el triste teatro de la monotonía... Le gusta la palabra arlequín. Una de esas bellas palabras que desgraciadamente está cayendo en desuso. 
No recuerda cuando fue la última vez que rió o lloró. Antes solía cantar. Siempre le dijeron que tenía buena voz y podía haber llegado lejos, pero a su madre no le gustaban esas cosas de la farándula. Sin embargo, recuerda qué bien se le daba engatusarle cuando le susurraba una de sus preferidas: Cucurrucucú... Qué tiempos aquellos. Cómo no había visto que tarde o temprano esto pasaría. Pero no. Ya no valía la pena lamentarse. Estaba anocheciendo y no le quedaba mucho tiempo. Pronto todos despertarían. Despertarían del sueño y, con suerte, también del aletargamiento de sus vidas. Esperaba poder contribuir a dar esperanza a otros como él. Ser una pequeña chispa que prenda el fuego del cambio. Sí. Eso estaría bien. Hacer algo grande por fin. 
Siempre se había mostrado retraído y sin interés por destacar. Desde el colegio cuando, al contrario que sus amigos, él siempre se escondía para ser el último en ser elegido al hacer los equipos. No lo hacía por timidez. Se estaba reservando. Sabía que su momento llegaría, pero más adelante... Solo tenía que fijarse bien en las pistas y dar los pasos correctos. Pasos que le llevan hasta este momento. Su momento. No hay vuelta atrás y descuelga el teléfono. 

martes, 3 de septiembre de 2013

Las hijas del frío


Esta nueva entrega de Läckberg nos sumerge en una historia de intriga tan bien narrada como sus precursoras en la saga, "La princesa de hielo" y "Los gritos del pasado".

En esta ocasión Patrick se ve envuelto como agente de la comisaría de la tranquila región de Fjällbacka en la investigación de un asesinato. Un pescador ha encontrado flotando en el mar el cadáver de una niña. Para más inri, se trata de la hija de sus vecinos y amigos, lo que hace que el caso se vuelva más personal para el policía. Sobre todo, cuando su propia familia se ve amenazada... 

Además, a lo largo de todas las novelas vamos siguiendo de forma paralela la vida personal de sus personajes. Además de la investigación, Patrick y Erica acaban de ser padres, y parece que no les está resultando nada fácil adaptarse a su nuevo rol... 

Sin duda, al igual que las anteriores, una novela de misterio muy recomendable. 


sábado, 10 de agosto de 2013

La caída de los gigantes


Imagino que la mayoría de vosotros habréis leído el libro que nos ocupa, y es que no en vano Ken Follet sigue siendo uno de los escritores más seguidos en la actualidad. 
En esta novela, de nuevo engancha al lector hasta el final, siendo capaz de hilar una historia de forma tan firme y entretenida que, a pesar de su extensión, no se hace pesada en ningún momento, sino que incluso deja con ganas de más. 

De forma sencilla y clara, nos ayuda a recordar y entender mejor los comienzos y el por qué de la Primera Guerra Mundial, en un mundo que está sufriendo los primeros pasos de la revolución obrera. 
Conocemos a la familia Williams, mineros de Inglaterra, cuya hija Ethel trabaja para el conde Fitzherbert, un aristócrata casado con una princesa rusa, y totalmente contrario a la igualdad entre los hombres. En una cena que ofrece en su casa alrededor de 1912, se da cita con un asistente del presidente de los Estados Unidos y un diplomático alemán que flirteará con su hermana, lady Fitzherbert, una defensora a ultranza de la igualdad y los derechos de los mujeres. También conoceremos la vida de Lev y Grigori, dos hermanos trabajadores de las fábricas rusas.

Todos ellos se verán arrastrados de una u otra manera a participar en la Guerra, y nos mostrarán en primera persona los horrores y dificultades de unos de los peores años de nuestra historia. 


lunes, 5 de agosto de 2013

Trilogía Martín Ojo de Plata



Se trata de la última obra de la genial Matilde Asensi y, como siempre, se percibe en su trabajo la exhaustiva labor de investigación y rigor de los que suele hacer gala. 

Relata la historia de Catalina Solís, una joven niña que embarca con su familia con la flota de Los Galeones rumbo a América, huyendo de la pobreza y miseria de la España de principios del siglo XVII. Allí esperan encontrar un futuro mejor y entregarle a un matrimonio que ya han apalabrado. Pero en la travesía su barco queda rezagado, y se verá amenazado por los piratas. Por su seguridad, convierten a Catalina en un muchacho ante la posibilidad de ser capturados, pero ella consigue huir y alcanza tierra firme en una isla desierta donde sobrevivirá durante dos años. Allí se topará con un grupo de marineros contrabandistas, con los que acabará criándose. Nevares le dará su apellido, y juntos, navegando por el Caribe, vivirán grandes aventuras. Así, la frágil y asustadiza muchacha se convertirá en capitán y surcará el mar con valentía. Esta doble personalidad es la que tanto la protagonista como Asensi utilizarán a lo largo de las tres novelas para sorprender al lector y dar más agilidad a la trama. 

Sin embargo, como suele ocurrir en estos casos, el destino se tuerce y se vuelve contra Catalina, que deberá hacerse fuerte e idear una gran venganza como promesa a su padre. Viaja a España, se escabulle y disfraza para dar caza a sus enemigos, de los que pretende vengarse en un mismo día, se verá envuelta en la conspiración de México contra la corona de España y descubrirá el tesoro del mismísimo Hernán Cortés. 

En mi opinión, la segunda parte, "La venganza de Sevilla", es la mejor de la trilogía y por la que, sin duda, merece la pena leerla. El último volumen resulta un poco acelerado, como intentando meter en pocas páginas demasiada trama. 
Por ponerle una pega a la autora, destacaría la linealidad del texto y lo afortunado de sus protagonistas. Quizá se echan en falta más trabas en la acción, ya que parece que todo está demasiado predispuesto para salirle bien. 


martes, 11 de junio de 2013

¿Creéis que es cierto que los jóvenes y niños cada vez leen menos?


Blancanieves debe morir


Desde que leí el título y la contraportada de "Blancanieves debe morir" vi que tenía muy buena pinta y que iba a tener que leerlo. Tras haberlo hecho, os recomiendo encarecidamente a todos que no perdáis la oportunidad de hacerlo. Se trata de una novela de misterio y crímenes, muy fácil de leer y recomendable para el verano y devorarla en los días de playa. 

La historia comienza cuando Tobias Sartorius sale de la cárcel tras cumplir una condena de 10 años por el asesinato de sus 2 exnovias. Su vida ha sido un infierno en estos años y está deseando volver a su vida, pero cuando llega a su pueblo, en Alemania, descubre que el verdadero infierno lo ha vivido su familia. Allí se encuentra unos padres separados que no han podido aguantar la presión, han sufrido constantes amenazas e insultos por parte de los vecinos, el negocio familiar se fue a la ruina, tienen deudas por todos lados y ya ni el terreno de su casa les pertenece; todo eso sumado a la tristeza de ver a su hijo en la cárcel, sin saber a ciencia cierta si es culpable o no, pues nada pudo demostrarse en el juicio. 

Las heridas en el pueblo empiezan a abrirse de nuevo cuando, por fin, aparece el cuerpo de unas de las chicas, desaparecido hasta entonces. Las investigaciones, las rencillas, el ánimo de venganza... todo vuelve a despertar en el apacible pueblo de Altenhain. 

Escrito de manera muy ágil, con mucho nudo de tramas y personajes que nos hacen estar expectantes y en tensión hasta el final, pero con la tranquilidad de que todos los cabos quedan atados y explicados. Muy recomendable. 


domingo, 9 de junio de 2013

"Sólo la gente sencilla sabe qué es el amor. La gente complicada trata tanto de causar impresión que pronto agota su talento".
Katherine Hepburn


"Ayer lloraba el que hoy ríe, y hoy llora el que ayer rió".
Miguel de Cervantes


domingo, 2 de junio de 2013


Primer fin de semana de la feria del libro. Yo me he traído un par de caprichos... ¿y vosotros? 

Violetas para Olivia


"Violetas para Olivia" se trata de una novela en la que se narran, de forma entrelazada, las historias de amor de las mujeres de tres generaciones de la familia Martínez-Durango. 

La historia comienza cuando Madelaine regresa a la casa palacio familiar tras el fallecimiento de una de sus tías. Allí, además descubre que ha sido necesario contratar un fiscalista, pues Hacienda está encima del patrimonio familiar. Parece que su anciana tía ha descuidado las cuentas, y tanto sus tierras como su futuro se enfrentan a una seria amenaza...

Es un libro en el que se tratan cuestiones como el caciquismo existente en las zonas rurales, el poder de los terratenientes en los pequeños pueblos, los intereses entre familias para unir patrimonios en pleno siglo XXI, el poder de la sangre y la herencia en nuestras decisiones, el duelo entre el deseo y lo correcto y secretos de familia que es mejor mantener enterrados. 

Pese a tener un final bastante predecible, está contada de forma muy amena, como digo, entretejiendo historias de tres generaciones, saltando de una a otra para desentrañar la trama principal. Pese a los continuos cambios de época no se hace complicada, sino más interesante. 



jueves, 23 de mayo de 2013

La vida después


A todo aquel que no haya leído aún "La vida después", tengo que recomendarle, sin duda alguna, que no tarde en hacerlo. Es una historia preciosa, contada de forma tan bien ilustrada que te parece estar viendo una película. De hecho, puede decirse que son dos historias las que se cuentan, a cual más entrañable. Si bien es cierto que desde el principio me enganchó la historia de Victoria, es a partir de la mitad del libro cuando no pude dejar de leer. 

La historia comienza con Victoria volando de Nueva York, donde vive con su marido, para dirigirse a Madrid, al funeral de su mejor amigo, del que había sido inseparable durante casi 30 años, pero al que no ha podido ver durante los últimos tiempos. Aún así, su relación era tan estrecha que Victoria se siente una incomprendida en el funeral, pues nadie se compadece de ella, aunque se siente con más derecho que la propia viuda. Pero claro, es que Marga nunca le cayó muy bien ni creía que mereciera ser la esposa de Jan... 
Pese a todo esto, no es una novela de celos, ni despecho, ni de "pelea de gatas". Como digo, hacia la mitad del libro se vuelve más adictivo, pues nos envuelve en una nueva historia de amor, de obligaciones, de amistad, de lealtad, responsabilidad, compromiso, ... Y es que, debido a un regalo inesperado, nos embarcamos en esa segunda historia, que nos lleva desde la Suecia de los años 20 al Berlín de Hitler, del París de los 60 a la Inglaterra y los Collages más exclusivos.  Conocemos, gracias a un detallado perfil de cada personaje, cómo son, cómo sienten, con qué prejuicios y barreras se encuentran; qué sencillo es ser feliz cuando uno se centra en lo importante y es sincero y firme con uno mismo y con sus principios. 

Como digo, uno de los puntos fuertes de la historia es lo bien descritos y detallados que están los personajes, logrando conseguir que casi sientas que les conoces de siempre. Pero, además, a pesar de las numerosas historias enlazadas que describe, todas tienen un principio y un fin y quedan perfectamente desarrolladas, sin ofrecer pinceladas que queden incompletas. Sin duda, recomendación absoluta. 


jueves, 16 de mayo de 2013

miércoles, 15 de mayo de 2013

Grandes propósitos: ser agradecido, soñar a lo grande y no abandonar nunca.



martes, 14 de mayo de 2013

La mujer que vivió un año en la cama


Lamento desilusionaros, pero nos encontramos ante el último de mis chascos. Al ver el título, la portada, la reseña, creí que sería un libro divertido y gracioso, con humor y perfecto para el veranito. Pues no. 

"La mujer que vivió un año en la cama" no relata más que la depresión de una mujer de mediana edad, que se ve desbordada tras una vida cuidando a sus gemelos autistas-superdotados y a su marido ausente-superdotado, y aprovecha el momento en que sus hijos se van a la universidad para meterse en la cama y decidir no salir en, al menos, un año. 
En ese transcurso descubre, entre cosas, las infidelidades de su marido, el carácter de su  madre y se va perfilando una novela basada en la autocompasión de la protagonista, que poco tiene de jugo del que sacar una moraleja. Al  menos, yo he sido incapaz. 

Lamentablemente, a esto hay que añadirle el tono lento y deprimente del relato, sin emoción ni humor, pese a intentar tener algún golpe. Sintiéndolo mucho, nada recomendable... 


viernes, 10 de mayo de 2013

Gustavo Adolfo Bécquer


Los suspiros son aire y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar, dime mujer, cuando el amor se olvida, ¿sabes a dónde va?


jueves, 9 de mayo de 2013

¿Sabéis que fue Zenédoto de Éfeso el que inventó allá por el 280 a. C. el sistema de clasificación que aún hoy usamos? El orden alfabético. 


lunes, 6 de mayo de 2013

¡Buenas noches y feliz semana!


El orden alfabético


No había leído nunca ningún libro de Juan José Millás, y no digo que no vaya a volver a hacerlo, pero seguramente no sea en un futuro próximo, y espero poder hacerlo tras una recomendación, y no lanzándome a la aventura como en este caso... 

Fue en una feria del Libro Antiguo y de Ocasión, precisamente hace ahora un año, que me encontré con este ejemplar y me pareció curiosa su idea: ¿Por qué el día a día se salta el orden alfabético, cuando seguirlo sería lo más sencillo? ¿Por qué está antes en el diccionario la cena que el desayuno? ¿Y el morir que el nacer? ¿Qué pasaría si ese orden alfabético, que parece el único sólido, también se desmoronase?

Esto es lo que empieza a plantearse Julio, y poco después comienza a experimentarlo. ¿Y si desaparecen los armarios? ¿O la letra "r"?

Tengo que advertir a los posible lectores que la primera parte a mí se me ha hecho excesivamente pesada. Comienza a hacerse un poco más ágil hacia el final, pero no esperen finales sorprendentes ni dobles sentidos. La verdad, poco recomendable, no ha logrado alcanzar mis expectativas. 




sábado, 27 de abril de 2013

"Los libros largos, cuando se leen, son normalmente sobrevalorados, porque el lector quiere convencer a los demás y a sí mismo de que no ha perdido el tiempo."
E. M. Forster



viernes, 26 de abril de 2013

El susurro de la caracola


La verdad es que me había llamado la atención el argumento de este libro hacía tiempo, pero he de reconocer que mis prejuicios sobre el escritor me echaban para atrás. Màxim Huerta, un periodista del corazón... me daba la sensación de que iba a escribir cualquier "panfleto" que simplemente se vendería por el sello de Telecinco pero que carecería de todo interés literario. Debido a las constantes buenas críticas de ésta y sus nuevas obras me he lanzado a descubrir por mí misma su estilo. Y he de decir que no me arrepiento. 

Ángeles es una mujer muy especial, que ha tenido una infancia difícil, marcada tanto por la relación de sus padres como por la estricta educación inculcada por su abuela. "No cortes las rosas del jardín, deben morir en el mismo sitio donde crecen". Su vida actual se limita al ir y venir a las casas de las vecinas, para quienes trabaja haciéndoles pequeños arreglos de ropa, la manicura, la cocina o lo que se tercie. 

La vida cambia para ella cuando, un día paseando por la Gran Vía, ve como unos operarios están colgando el cartel de un nuevo estreno, "Los días más felices", y allí ve la imagen de Marcos Caballero, imagen con la que se obsesiona desde ese momento. A partir de entonces, toda su vida girará en torno a él: revisar cada revista, memorizar cada entrevista, recortar cada foto, ... Pero, ¿por qué empieza la novela con Ángeles en la cárcel?